Escrupulosa sinceridad

| 27 marzo 2010
- Lisa: ¡Oh, no! ¡Sí, sí! ¡Lucha, lucha, lucha!

- Marge: ¿Lisa? Oh, cariño, parece que ya estás mejor. ¿Lista para volver al cole?

- Lisa: Ay... no sé... podría correr el riesgo, pero...

- Marge: ¡No, no! No te muevas de la cama.

- Bart: ¡¡Oye!! Ni siquiera le has tocado la frente. ¿Qué es preciso para tanta credibilidad?

- Marge: Ocho años de escrupulosa sinceridad.

- Bart: ¡Bah! no vale la pena.

Intuición

| 25 marzo 2010
Para resolver problemas vitales, los que son cautelosos intentan no equivocarse, y en cambio los intuitivos intentan acertar.

Siempre mete más la pata el cauteloso, porque a la hora de tomar una decisión, si se dispone de toda la información posible, y de todo el tiempo necesario, entonces, muy bien, se podrá analizar todos los echos para tomar la mejor decisión. Pero esta no es la situación común, ni corriente. Normalmente no disponemos de toda la información, ni tenemos el tiempo necesario. Por eso es mejor tener menos información, decidir intuitivamente, que pararse e intentar buscar en el infinito respuestas a un problema que no las tiene.


PD: hay que dejarse llevar en la vida por lo que tu corazón te dice, y comerte menos la cabeza por todo.

Es preferible el amor al alimento

|
Un colaborador de mi blog recordó a sus lectores un experimento cruel; se arrancó de su madre a una mona recién nacida para que compartiera sus primeras semanas de vida entre un robot –parecido a una mona de verdad de la que podía extraerse leche– y otro robot similar, pero con piel suave de lanilla que abrigaba del frío. La cría sólo dejaba a este último el tiempo justo para alimentarse con el otro robot y volver a buscar enseguida el contacto de la lanilla que parecía envolver no sólo su cuerpo, sino su vida y sus sueños. Como dijo el inteligente comunicador del blog, “es preferible el amor al alimento”.

¿Por qué no entienden esto nuestra pareja, nuestra empresa o el Gobierno? ¿Tan difícil es constatar que la vieja sentencia del fundador de la psicología moderna William James sigue vigente? Desde la infancia andamos buscando a lo largo de toda la vida el reconocimiento y el amor del resto del mundo. No obstante, nos han metido con sangre y fuego que sólo vale la pena competir por el interés y el dinero.
Les reproduzco a continuación el e-mail que acaba de enviar un biólogo candidato a un puesto en la productora audiovisual Redes, después de haberse quedado, por culpa de la crisis, sin trabajo. Sólo quería unas aclaraciones, pero su encuesta estaba tan alejada de lo que William James tenía en la cabeza a comienzos del siglo pasado que hacía falta machacar el alma para seguir ayudándolo a buscar un trabajo: “Necesito saber: 1. Cuál sería exactamente mi función. 2. Qué comisión tendría por cliente conseguido. 3. En qué lugar físico estaría ubicado. 4. Tengo entendido que, de ser así, tendríamos vinculación por contrato mercantil”.

Experimento que el psicólogo norteamericano Harry Harlow realizó en con crías de macacos Rhesus (imagen: revista LIFE).
Casualmente, el mismo día se recibió en la sede de la productora una notificación de otro candidato, esta vez de una psicóloga, que decía lo siguiente: “Me han dicho aquí, en la empresa en que trabajo en Huelva, que no podrán renovarme mi contrato a partir de mayo porque la crisis los obliga a efectuar ajustes de plantilla. Ahora bien, estoy tan entusiasmada con todos los proyectos de la productora que quisiera estar al cien por cien cuando fuera posible, inclusive antes de mayo”.
La primera misiva es perfectamente legal y su interés, incuestionable. ¿Cómo no pretender, a la hora de buscar un puesto de trabajo con o sin crisis, saber con exactitud los interrogantes que se plantean en la carta? Es más, la sugerencia de la otra candidata al puesto olvida puntualizar cláusulas del contrato que podrían ser posteriormente fuente de confusión y decepciones.
Ahora bien, me gustaría pedirles a mis lectores que, con la mano en el corazón, elijan a un candidato o a la otra para un puesto de trabajo imaginado. Se trata de dos finalistas en este concurso virtual cuyos historiales han sido cotejados y analizados sobradamente. En igualdad de condiciones de conocimientos adquiridos y pretensiones, ¿a quién elegirían: al biólogo o a la psicóloga?
Yo creo que no lo dudaría, porque han burocratizado tanto nuestra vida los que supuestamente están para protegerla que han eliminado las huellas del amor y del afecto cuando entramos o salimos del trabajo, del ascensor, de una calle a la que han removido las entrañas, de un aeropuerto o del AVE sin preguntar jamás a los peatones, taxistas o tenderos cómo les afecta la decisión de intervenir.
La gran mayoría de las personas se pasa la vida, efectivamente, buscando el reconocimiento y el amor del resto del mundo, mientras que una minoría se dedica a borrarlo de la faz de la Tierra. ¿Se imaginan cómo podría ser la vida si todos buscáramos lo mismo?

prosa

| 23 marzo 2010
La poesía es la prosa de los rítmicos. Un mundo vetado para los faltos de ritmo en su vida, de coherencia, de equilibrio.

Hace tiempo escribía poesías como si cogiese higos de una higuera. Ahora apenas susuran pareados poco afortunados en mi cabeza. Ahora soy prosáico, y no poeta.


Frustración

Cada minuto que pasa en la vida del Universo donde el desequilibrio ataca la cohesión del mismo, el Universo pataleará hasta equilibrar cada centímetro de su existencia.

Ver que tu vida gotea por un fino desagüe, sin haber abierto ningún orificio, provoca una frustración tran grande como la incertidumbre que es capaz de entrar en tu cuerpo. Frustración. La amiga de los ignorantes de la vida, la acompañante de las situaciones sinsentido, la enemiga de la paz interior.

Si hay algo que la mente humana no comprende es la sinrazón, la oposición a toda lógica, los cambios bruscos en las actuaciones de cada elemento que rodea su existencia. Comprensión. La comprensión es el premio que otorga la mente a los poseedores de explicaciones sobre la vida. La comprensión es el más dulce caramelo, el más placentero orgasmo, la más fuerte cadena, que te alegra la vida con la tranquilidad que da saber que la tienes.

Querer obtener en la vida tantas cosas como se deseen, acaba frustrando al personal. Quien comprenda porqué la mente humana siempre desea más de lo que jamás podrá tener, será tan agraciado como Dios lo es por poder serlo. La vida es cruel, y nos elimina recuerdos de nuestra mente para introducir nuevos, venidos directamente de nuestros deseos, y que siempre dañan nuestro amor propio, por atacarnos directamente a lo que ya éramos.

La vida es injusta, porque nunca se podrá poseer tanto como se desea, ni se podrá desear solo lo que tenemos. Los conformistas no son los que desean solo lo que tienen, si no los que saben que desear más de lo que se tiene o se puede alcanzar les puede destruir.

Yo soy conformista, y desearía que cada uno de los que vivimos en este Universo, podamos serlo, para dejar de dañar nuestro pasado, nuestros recuerdos, lo que realmente somos, con la ambición y el deseo incontrolable de ser algo mejor.

No puedo vivir sin ti

| 20 marzo 2010


Llevas años enredada en mis manos,
en mi pelo, en mi cabeza,
y no puedo más, no puedo más.
Debería estar cansado de tus manos,
de tu pelo, de tus rarezas,
pero quiero más, yo quiero más.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera.

Me dijiste que te irías,
pero llevas en mi casa toda la vida.
Sé que no te irás, tú no te irás.
Has colgado tu bandera, traspasado la frontera,
eres la reina,
siempre reinarás, siempre reinarás.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera.

Y ahora estoy aquí esperando a que vengan a buscarme,
tú no te muevas,
no me encontrarán, no me encontrarán.
Yo me quedo para siempre con mi reina y su bandera,
ya no hay fronteras,
me dejaré llevar a ningún lugar.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera.

pocoyizado

| 19 marzo 2010
He aquí un yo pocoyizado :)



¡¡Pocoyízate!!

Jed Bartlet, el mejor presidente americano de la ficción

| 06 marzo 2010
- Jed Bartlet: (a la doctora Jacobs, locutora de radio) Me gusta su programa. Me gusta cuando dice cosas como que la homosexualidad es abominable.

- Doctora Jabobs: Yo no digo que la homosexualidad sea abominable señor presidente, lo dice la Biblia.

- JB: Sí, cierto, el lebítico.

- DJ: 18-22.

-JB: Capítulo y versículo. Quiero hacerle un par de preguntas aprovechando que está aquí. Me interesaría vender a mi hija como esclava, tal como aprueba el éxodo 21-7. Está en el segundo año de carrera, habla italiano fluidamente y quita la mesa cuando le toca. ¿Cuál cree que sería un buen precio? Mientras se lo piensa le haré otra pregunta. Mi jefe de gabinete, Leo McGarry, insiste en trabajar el domingo. El éxodo dice que quien trabaje el séptimo día debe morir. ¿Estoy moralmente obligado a materle yo mismo o debo llamar a la policía? Ahora otra muy importante, porque hay muchos fanáticos del deporte en la ciudad. Tocar la piel de un cerdo muerto lo convierte a uno en impuro, lebítico 11-7. Si prometen llevar guantes, ¿pueden los del Washington Redskins seguir jugando al fútbol? ¿y los del Notre Dame? ¿y los del West Point? ¿Cree usted que todo el pueblo tiene que reunirse para apedrear a mi hermano John por plantar diferentes cosechas, una al lado de la otra? ¿Tengo que quemar a mi madre en una reunión familiar por llevar vestidos hechos de dos hilos diferentes? Piense en esas preguntas, ¿eh? Ah, otra cosa. Puede que usted haya confundido esta con una de sus reuniones mensuales con estrechos de mente, pero aquí, cuando el presidente está de pie, nadie está sentado.

(largo silencio)


(se levanta la doctora Jacobs)

- JB: Toby.

- Toby Zeigler: ¿Diga señor?

- JB: Así le gané (haciendo referencia a una pregunta anterior).


El ala oeste de la casa blanca. Capítulo 2x03 "Elecciones legislativas", minuto 33.

Los mejores 2 minutos de lo que he visto en esta fantástica serie :)

Personalizando mi nuevo dominio: logo e icono

| 05 marzo 2010
Pues como iba diciendo, acabo de contratar un dominio, y lo primero que pensé es en personalizarla un poco.

Logo


Dado que uno modestamente es programador, y no diseñador, no tenía mucha idea de lo que poner, ni de cómo hacerlo. Mi manejo con el GIMP no pasa de limpiar fotos, recortar y crear capas, así que partiendo de cero, iba a ser dificil. Menos mal que utilizando la herramienta de texto de Picasa y un poquito de arte, conseguí crear algo decente (lo que véis en la web).


Favicon

Para el que no le suena la palabra "favicon", debe saber que se refiere al icono de favoritos, o icono de la web, que es esa imagencita pequeña que sale al lado de la barra de direcciones (siempre que tu navegador la muestre, claro), que suele verse cuando se accede a la lista de marcadores o favoritos (de ahí su nombre).

En principio la imagen simplemente debe ser una imagen de 16x16 pixels, con formato .ico (o .bmp, que para el caso es lo mismo). Incluso algún navegador admite iconos animados (.gif o .png). Lo que digo, que parece fácil, pero ponte a abrir el GIMP, a redimensionar, recortar... así que he usado una herramienta muy cómoda que hay en la web: favicon.ico Generator.

Solo hay que cargar la imagen (previo recorte con Picasa), y te lo convierte directamente. Incluso te permite indicar la parte transpartente del icono. Sencillo, rápido y con buenos resultados:


Una vez creado, para cambiarlo solo he tenido que consultar un poco y, ahí está :) Sencillo y elegante.


¿Qué os parece mi nueva imagen?

Por fin tengo dominio: euti.es

|
Tal y como comenté hace casi un año, llevo tiempo con ganas de tener mi propio dominio en Internet, principalmente por trastear :) Así que esta semana por fin me decidí y he contratado un dominio.



Cómo

La contratación del dominio la he hecho con la misma empresa con la que tengo mi servidor privado, con OVH. La contratación es muy sencilla, paso a paso te van guiando. El coste sale por poco más de 5€ al año, para dominios .es, .com o .net. Yo cogí euti.es principalmente porque los dominios .com, .net, .org y .eu estaban cogidos.

Una vez contratado, únicamente hay que cambiar el registro A para que apunte al hosting, en este caso, a mi servidor. Después ya se configura como uno quiera. En mi caso, he dado de alta el servicio de Google Apps para mi dominio, creando la página principal con Google Sites. Así, solo he tenido que cambiar los registros DNS del dominio (en concreto los CNAME) para apuntar web.euti.es, blog.euti.es, etc, a los servidores de Google.

Una cosa que habréis notado los más curiosos, es que el blog ahora apunta por defecto a blog.euti.es habiéndose redirigido el tráfico de eutipunto.blogspot.com de manera automática a este dominio (después de configurarlo en Blogger, y en el registro CNAME del dominio, off course).

Porqué

Pues básicamente para que el día que realmente lo quiera, no me pase que ya no esté disponible (como ahora con el .com, jo). Y posteriormente, para poder mostrar al mundo los proyectos que estoy empezando, dado que estoy aprendiendo a programar en web, y queda siempre mejor mostrar una demostración para que se aprecie bien. ¿Necesario? No, en absoluto, pero me encanta trastear con estas cosas :)



En fin, que por ahora la web apenas tiene cuatro enlaces que tenía por ahí perdidos, pero un poquito mejor colocado. En un futuro espero poder incluir más información, aunque con lo que he aprendido para dejarlo bien configurado, ya han valido la pena esos 5€ :P

¿Tienes alguna duda de cómo se contrata un dominio? ¿Quieres opinar sobre mi web? Pues nada, comenta, comenta, ¡que es gratis!