Praga-Budapest I: la idea

| 01 septiembre 2009
Pues parece que las vacaciones acabaron, y ahora toca pensar un poquito en lo que nos ha dado. Así que voy a compartir con vosotros el viaje que empecé con mi pareja hace poco más de 2 semanas: Praga, Karlovy Vary y Budapest.

La planificación

La idea del viaje es algo que nos rondaba desde hace tiempo, por aquello de que todo el mundo habla muy bien del típico Praga-Viena-Budapest. También es cierto que mi pareja trabajó durante un tiempo en una empresa especializada en este tipo de viajes, y era una espinita clavada (tiene que ser dificil vender algo que no has podido conocer por ti mismo).

No obtante, y aunque la idea provino de agencias de viaje, no teníamos intención de contratar un paquete turístico dado que los precios son casi el doble que si lo miras por tu cuenta. Así pues, tiramos de páginas oficiales de turismo, así como de foros y blogs que comentaban el tema. No hace falta que deje muchos enlaces, pues basta con buscar un poco para encontrar información (totalmente recomendable buscar información en inglés, y si se conoce, en alemán, dado que muchos turistas son alemanes).

El viaje

La ruta fue sencilla: avión Madrid-Praga, bus ida y vuelta Praga-Karlovy Vary-Praga, tren Praga-Budapest, avión Budapest-Madrid.

Pincha en el mapa para verlo más grande

Respecto a los vuelos, los tomamos con Wizz Air, una aerolínea Húngara de bajo coste, con la que puedes tomar vuelos directos desde España (Barcelona y Madrid) a República Checa (Praga) y a Hungría (Budapest), por poco más de 40€ por trayecto y persona, siempre dependiendo de la fecha de contratación, y de las maletas y peso que le incluyas (que obviamente no va incluido en el billete, como buena compañía de bajo coste). Respecto a la compañía, hay que reconocer que en el trato, en la seriedad y en lo principal, no hubo ninguna queja, repetiría con ellos, pero si me gustaría criticar públicamente la política de ahorro que hacen: que si asientos extremadamente juntos, que si 4€ por una CocaCola, que si apenas ha aterrizado el avión y ya están montando gente para despegar justito cuando cumple la ley por la revisión (cosa que dudamos cuando nos montamos, pero que preferimos no darle mayor importancia)...

La primera foto es a la ida (demasiado tiempo sin montar en avión), la segunda es a la vuelta, en algún lugar encima de Italia, probablemente

El bus a Karlovy Vary lo cogimos con una de las dos compañías que lo ofrecen: Student Agency. El viaje, de menos de 2 horas, tenía unas vistas más bien sencillas, de interminables praderas verdes, marrones y amarillas, y algún que otro prueblo, que si bien no era muy grande, no pecaba de descuidado (nada que ver con los pueblos semi-abandonados de la carretera de Toledo...). El billete nos valió unos 5,50€ por persona y trayecto, si bien por Internet cuesta 4,50€, pero sin ofrecer acceso seguro para meter los datos de la tarjeta de crédito. Como detalle, en el autobús te ofrecen un café gratuito (yo me tomé un čokoláda) y revistas y periódicos del día, también gratuitos, eso sí en checo. ¡Ah! y los buses son completamente nuevos, con su baño incluido y todo :)

 
El bus, que fue igual de ida que de vuelta
 
La historia del tren fue un poco más complicada. El principal problema es que se trata de un tren propiedad de una compañía Checa, České dráhy, o que lo comercializa la compañía esta, o algo así. El caso es que no podíamos comprar los billetes por Internet. Así que acudimos a Renfe, cosa que nos sirvió de poco por aquello del "es que el sistema no responde" (no, si la culpa tenía que ser de los informáticos...). Al final conseguimos, gracias a una amiga que trabaja en Renfe, la información de que TGV, algo así como la Renfe francesa, vendía los billetes por Intenet, y tenía oficina en Madrid. Así que me acerqué una mañana, y una mujer la mar de amable, me los vendió sin problemas, por unos 75€ cada uno (más 5 y algo de gestión). Ya con reserva de asiento y todo. Y a quien le parezca algo caro, que busque aviones entre Praga y Budapest, que de los 200€ por persona no baja. No saben estos ni na...

 
La estación de Praga-Holosovice, de noche, estaba prácticamente abandonada
 
La primera es una foto del pasillo de los compartimentos del tren, la segunda es la estación de Budapest, tras más de 500 km. de tren
Estos días de vuelta de vacaciones ando un poco liado, pero intentaré ir dejandoos fotos y relatos del viaje, por si alguno está interesado en ir algún día, o simplemente por conocerlo.
¡Hasta pronto!

2 comments:

Iván dijo...

Eso, eso, queremos más fotos y anecdotas y cosas curiosas del viaje...

Saludos, Iván.

Pilar dijo...

Hola, este verano un grupo de amigos nos vamos de vacaciones a PRAGA y BUDAPEST, me gustaría que nos aconsejaras sitios que ver, donde comer, salir a tomar algo, zonas donde alojarse...Vamos 3 días a Praga y 4 a Budapest el viaje nos gustaría hacerlo en el tren nocturno.Muchas gracias, Pilar.